Expresiones de amor

2019-04-04

imagen_post

En la entreguerra, las caricias, más extendidas, más expertas, se generalizan, así como el beso en la boca. Hasta entonces se consideraba escandaloso, incluso en privado (un edicto de la Corte de Casación de 1881 lo consideraba constitutivo del crimen de atentado al pudor). Repentina-mente, el beso profuso es valorizado, se convierte en el símbolo de la pasión y se generaliza. En el campo remplaza a los antiguos códigos, las palmadas y pellizcos que los varones daban a las chicas. Hasta entonces, se era muy púdico en la expresión de sus sentimientos, reserva heredada de una desconfianza que la religión cristiana inculcaba desde hacía siglos. Ahora se ponen a besar a los chicos, cosa que antes no se hacía. Y los niños también expresan su amor, hacen mimos a los padres… Todo eso se desbloquea.

Simonnet, Dominique, coord., “La más bella historia del amor”, p. 124